Economía

Ferrocarril Central: Las razones de por qué no hay trenes nuevos ni servicio de pasajeros

on

Los términos del contrato de concesión y la falta del túnel trasandino son las principales causas para que el Ferrocarril Central sea casi un “elefante blanco”. 

 

Hasta finales de los años 90, viajar en tren de Huancayo a Lima o viceversa, era una alternativa económica para las familias, pese a que el tiempo que demoraba en llegar era mayor que cuando se viaja en bus, unas 10 horas aproximadamente.

En 1999, el gobierno de Alberto Fujimori decide que el Estado deje de administrar la vía férrea del centro y la otorga en concesión a la empresa Ferrovías Central Andina, con la intención de mejorar el mantenimiento de las vías y se pueda otorgar un mejor servicio de pasajeros. Pero todo quedó en intención.

Inicialmente la concesión fue otorgada por 30 años, pero luego de dos adendas, una del 26 de marzo del 2004 y otra del 31 de diciembre del 2008, el plazo se amplió a 40 años. Es decir, la empresa Ferrovías Central Andina administrará la vía férrea hasta el año 2039. En total se firmaron nueve adendas en este contrato.

adenda contrato

Contrato lesivo
Pero no solo son las adendas firmadas para cambiar el plazo del contrato, en favor de la empresa concesionaria las que llaman la atención. Las cláusulas de este documento son las que, en lugar de obligar al uso de la vía, la somete íntegramente a las decisiones de la empresa concesionaria.

Y es que de acuerdo con el contrato, Ferrovías Central Andina solo está obligada al mantenimiento de la vía férrea. No existe ninguna obligación en ofrecer ni el servicio de pasajeros ni de carga.

¿Qué dice el contrato sobre el servicio de pasajeros? Que al ser una concesión autosostenible, es decir, que el Estado no pone recursos para la administración de la vía ni el servicio y todo corre por cuenta de la empresa privada, es precisamente el concesionario el que puede ofrecer el servicio o contratar con otra empresa para que lo haga.

El contrato no obliga a Ferrovías Central Andino a ofrecer el servicio de pasajeros, solo le dice que puede hacerlo como una forma de obtener recursos. Este contrato es diferente al que tiene el Metro de Lima o el Ferrocarril del Cusco, en donde sí se tiene una obligación de ofrecer este servicio.

Desde el inicio de la concesión, Ferrovías Central Andina recibió toda la infraestructura del Ferrocarril Central para que la administre, incluyendo los trenes y las estaciones. En el contrato tampoco se exige a la empresa a adquirir nuevos trenes y solo se mejoraron los ya existentes.

Estos trenes fueron adquiridos para cubrir la ruta hacia Huancayo en Inglaterra en el año 1950 y otros en Rumania en 1982. Desde entonces no se han adquirido nuevas máquinas ni vagones.

La empresa que ofrece este servicio de viajes turísticos es la empresa Ferrocarril Central Andino, cuyo dueño es el mismo de la concesionaria Ferrovías Central Andina: Juan de Dios Olaechea.

concesión 1 concesión 2

Opinión de la empresa
En diversas oportunidades, Olaechea señaló que tanto el servicio de carga como de pasajeros no es atractivo por el tiempo que demora en llegar a entre Huancayo y Lima y por la competencia de los buses que llegan a estos destinos en menor tiempo.

Incluso señala que para potenciar este servicio, es necesario que se construya el famoso Túnel Trasandino, proyecto que del que se habla desde el inicio de esta concesión y que hasta hoy no tiene decisión política para desarrollarse. Según el empresario, con este túnel, el tiempo de viaje en tren hacia Huancayo demoraría solo tres horas y media.

Mientras esto ocurra, la situación del Ferrocarril Central, que ahora es el segundo más alto del mundo pues el lugar fue arrebatado por el ferrocarril Qinghai–Tíbet en China, seguirá igual, a menos que se revise el contrato de concesión.

Recommended for you

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *